• PRINCESITA DE DIOS

  • CONOCE Y AMA AL SEÑOR EN LOS DÍAS DE TU JUVENTUD.

    Señor, tu palabra escrita es lámpara a mis pies y lumbrera a mi camino. Tus maravillosas promesas aún las recuerdo y me dan aliento. Tus mandamientos no son pesados , ligera es tu carga cuando entiendo que lo que me ordenas es para mi propia felicidad. Señor, gracias por darme la presencia dulce de tu Espíritu y hacer una obra de grandeza y poder dentro de mí. Me rindo ante ti con adoración. Amén.
  • Cada día que amanece; es un día más para amar, es un día más para soñar, es un día más para vivir. De ti depende, que cada día sea un día feliz.
  • ORACIÓN DE PRINCESA

  • Señor, te amo verdaderamente eres mi mejor amigo. Me llenas de ti cuando me siento sola y vacía. Me consuelas cuando lloro. Te ocupas de mí de una manera en que nadie más lo hace. Tú me conoces, y sabes de mis caídas mejor que cualquiera, sin embargo, aún así me amas. Y yo sé que tú estás conmigo dondequiera que vaya. ¡Que bendecida me siento al verme acompañada por el creador de los cielos y la tierra en mi paso por la vida.! No permitas que jamás olvide que tú estás conmigo siempre hasta el fin de los tiempos. Graba en mi mente el recuerdo de los momentos en que tú me amaste cuando yo era inmerecedora de tu amor, y de todas las veces en que me perdonaste cuando pequé contra ti. Que nunca me olvide dónde estaba cuando te conocí, y cuánto me has echo avanzar en la vida. Gracias por perdonar mis pecados. Gracias por tu presencia constante. Gracias por ser mi amigo fiel, que nunca me deja ni me abandona. En el nombre de Jesús, amén. Con amor tu princesa , que te ama cada día más. Dios del cielo, el grande y temible Dios, que guarda el pacto y la misericordia para con aquéllos que lo aman y guardan sus mandamientos. Nehemias 1:5
  • Entradas recientes

  • Categorías

  • Weendy Angulo

    "Mi trabajo es cantar todo lo bello... Encender el entusiasmo por todo lo noble... Admirar y hacer admirar todo lo grande..."
  • Intereses: Amar a Dios y al prójimo.

  • REFLEXIÓN DEL DÍA

  • Acepto con gratitud cada bendición de la gracia de Dios. Al saber que la gracia de Dios me apoya todo el tiempo, estoy alerta a las oportunidades que enriquecen mi vida. No sólo reconozco el bien, sino que lo atraigo. Al aceptar todo lo que me bendice y al bendecir a los demás, no fijo límites a mis capacidades. Tengo el valor de hacer lo que puede haber parecido imposible en el pasado. Al actuar y hablar partiendo de la inspiración del Espíritu, hago lo mejor que puedo. Acepto la gracia de Dios y ofrezco confianza en mi trato con otros. Demuestro consideración y compasión y reconozco con agradecimiento estas mismas cualidades en los demás. Gracias a la oración, estoy inmerso en la comprensión divina. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, … abundéis para toda buena obra. —2 Corintios 9:8
  • Bástate mi gracia, que mi poder se perfecciona en tu debilidad.

  • Abre tu corazón a Cristo

  • Salomón - rey de Israel y pensador - dijo: Al hombre le parece bien todo lo que hace, pero el Señor es quien juzga las intenciones.
  • Entradas y Páginas Populares

  • PREMIOS


    The Wonderland's Kary
  • VAMOS SUSCRÍBETE

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 503 seguidores

  • Meta

  • Recuerda que…

  • Nunca olvides que…

  • ACERCÁNDOME A MI SEÑOR CADA DÍA

  • GRACIAS POR VISITAR MI BLOG

  • DIOS ALFOMBRE CON BELLAS FLORES LA SENDA POR DONDE VAYAS.

  • VUELVE PRONTO

PREGUNTAS

LA AMISTAD

PROVERBIOS 17. 17

EN TODO TIEMPO AMA EL AMIGO,
Y ES COMO UN HERMANO EN TIEMPO DE ANGUSTIA.
Desde el punto de vista cristiano a simple vista puede parecer que por el hecho de ser cristiano ya se es amigo, pues nos unen intereses comunes, y si además, tenemos en cuenta que nos une un vínculo indestructible, como es la Preciosa Sangre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Como cristianos que somos debemos apoyarnos y basarnos en la escritura para buscar y encontrar respuestas a aquellas dudas que surgen en nuestras vidas, y a eso voy, en la Biblia Jesús nos dice exaltando el valor de la amistad

¿Qué dice la Biblia?

Jn 15:12-15 Este es mi mandamiento: Que os améis los unos á los otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que ponga alguno su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hiciereis las cosas que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: mas os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os he hecho notorias.

Analizando un poco estos versículos y teniendo en cuenta la vida y obra de Nuestro Salvador y Señor Jesucristo, podemos afirmar dos cosas Primero, la amistad es un acto o proyección unidireccional y unilateral basado en el amor totalmente desinteresado y sin condicionantes ni esperar nada a cambio. Segundo, es un acto de dentro afuera, desde lo profundo del corazón.

El que es interesado, egoista, etc…marcado mayoritaria y generalmente por el egoísmo el interés y la conveniencia, lastimosamente este es el que vemos a diario, no sabemos ni siquiera cuando es amistad o cuando es otra cosa.

¿Cómo vivir la amistad para que vaya siendo cada vez más verdadera?

Algunos tips para fortalezer una verdadera amistad.

1. No forzar: La amistad no se puede imponer. No podemos forzar a nadie a ser amigo nuestro, ni tampoco nadie puede forzarnos a ser amigo de nadie. La amistad o es libre o no es amistad. Los amigos, además, han de ayudarse mutuamente para hacer crecer la amistad del otro. Que cada día se ‘necesiten’ menos en todo aquello que no sea la pura amistad. Así irán viviendo cada vez más la dimensión de gratuidad por la sola amistad. No se pueden crear dependencias fuera de la mera amistad ni facilitarlas. Eso no quiere decir que en virtud, precisamente, de esta amistad benevolente, nada egoísta, uno no esté dispuesto a hacer por el amigo cualquier sacrificio y ayuda.

2. No engañar: No puedo disimular, haciendo creer al otro que soy distinto de lo que soy, para que el otro me ame. Lograría, así que el otro fuera amigo de lo que yo aparento ser, pero que no existe. Tampoco he de idealizar al amigo, enaltecerlo, en el fondo, por propio orgullo al poder decir: esa persona tan excelente ¡es amiga mía! Pudiera ser que si lo miro tal cual es, me parezca que no lo voy a amar y entonces lo hago más grande, lo adorno con virtudes que no tiene y así, ahora sí, creo que es digno de que yo le ame. De ahí vienen muchas rupturas en las amistades cuando llegan.