UN ÁNGEL DENTRO DE TI

Estándar

Hubo una vez un joven que caminaba por las calles de Roma, de un extremo de la ciudad al otro, para visitar a un pariente.  Mientras caminaba,  pasó al lado a una impresionante catedral y escuchó fuertes sonidos provenientes del edificio; sonaban como a martilleo.

Decidió satisfacer su curiosidad y se acercó al edificio, abrió su pesada puerta monolítica (que crujió al abrirla) y se asomó dentro de la iglesia.  Bueno , todo lo que pudo ver fue a un anciano frente a un enorme trozo de mármol, picando con cincel y martillo.  El joven probablemente pensó para sí: “Bueno, debe ser algo muy importante porque ni siquiera   me ha notado”; entonces, dejó la catedral y continuó su camino.

Días más tarde, regresó por la misma ruta.  Parecía que el anciano seguía en el proyecto, por lo que decidió preguntarle qué estaba haciendo.  Nuevamente se dirigió al portón, lo abrió y miró dentro.  Para su sorpresa, había una gran estatua de un querubín, parado justo entre el presbiterio y el santuario, con sus alas plenamente desplegadas, como si estuviera en pleno vuelo, con una luz sobre él  a través del ventanal de vidrio teñido, agraciando el frente de la iglesia.

No pudo evitar, en un instante, hallarse con la boca abierta junto al anciano.  Se quedó mirando absolutamente sorprendido con una mirada confusa en su rostro.  Simplemente no podía comprender cómo el anciano supo que había un ángel en ese trozo de mármol, por lo que le preguntó: “Señor, ¿cómo supo que había un ángel en ese trozo de mármol?”

El anciano se volteó y le miró directo a los ojos y le contestó. “Hijo, hay un ángel en cada uno de nosotros.  Todo lo que tenemos que hacer es tomar un cincel y martillo y quitar todos aquellos trocitos que no se ven como de un ángel”.

Moraleja: Hay un ángel en cada uno de nosotros; tan sólo piquemos todas esas malas piezas que no se ven como de ángel y estaremos completos… con alas y aureola.

Fuente: http://www.motivateus.com/

La narración de hoy evoca mucho de lo que hace Dios en nuestras vidas.  Si bien no creo que en realidad haya un ángel en cada uno de nosotros, sí lo estoy en cuanto a que hay una persona valiosa y realmente importante para Dios dentro de cada uno.

Lo que ocurre es que el pecado ha agregado tanto lastre a nuestra vida que nos imposibilita para vivir de la manera en que Dios nos diseñó en primer lugar.  Esa es precisamente la razón por la que necesitamos al Salvador, al Señor Jesús, para que sea Él quien, por Su obra de gracia, quite todo aquello que estorba y nos permita convertirnos en esas personas que no sólo pueden ser bendecidas sino que viven para bendecir a los demás.

¡Adelante y que disfruten de un buen fin de semana con la bendición del Señor!

REFLEXIÓN DEL DOCTOR SERAFÍN

Estándar

256142297526236113_J6hNKVjj_c

Para yo poder disfrutar de lo bueno que traerá este día como regalo de Dios, necesito primero ser agradecido por todas las bendiciones de ayer. Sí, el ayer fue muy oscuro, sin embargo en medio de la oscuridad sin lugar a dudas pude contemplar algunas estrellas brillantes. Este es el día el cual el Señor ha hecho y todo lo que Dios hace es bueno en gran manera.

El libro de Génesis me lo recuerda cuando en el capítulo 1 y 2 encuentro que cada vez que el Señor hacía algo, la declaración concluyente de la palabra es : Vio Dios que era bueno en gran manera. Pues este día es bueno en gran manera. Hecho por Dios para bendición de sus hijos y manifestación de su amor y cuidado. El mañana está en sus manos. Con este conocimiento hoy descanso en el Señor. Hoy quiero reconocer su poder y su presencia. Hoy quiero vivir victoriosamente, cada minuto, cada hora, cada momento con la consciencia clara de su magna presencia cerca de mi. Este es el día el cual ha hecho el Señor.

Este es el día en que el Señor ha actuado estemos contentos y felices en él. El estar contentos y felices es un requisito para disfrutar en este día. El consentimiento viene del Señor para fortalecer nuestra vida. Por que el gozo del Señor es mi fortaleza.

Señor dame hoy sabiduría para vivir con un corazón agradecido contemplando todo lo que has hecho por mi. Dame entendimiento y un corazón agradecido. Hoy quiero vivir este día como algo bueno y agradable que has hecho para mi. Quiero hoy regocijarme en todas las oportunidades que me presentas.

Nada ni nadie me podrá separar hoy de ti. Jamás quiero contemplar solo lo oscuro de este día e ignorar los bellos atardeceres.

Hoy quiero estar contento y feliz, porque me amas y me das bendiciones como el regalo de este nuevo día.

Cuando espero y descanso en ti, entonces el gozo que viene de tu trono inunda mi existencia.

Amén.
Dr. Serafín Contreras Galeano